MICROESPASMOS LITERARIOS

RELATOS BREVES E HIPERBREVES

La (des)enredadora

Crecí, literalmente, entre algodones. Y sedas, linos, rafias o cualquier otra fibra que mi madre pudiera convertir en madejas, bobinas y ovillos. Después, con ellos, sus manos tejían universos escondidos en tapices. Pero ella me enseñó que, para conseguirlo, antes había que desenmarañar un caos de hilos. Deshaciendo nudos poco a poco, sin prisa. Y así, sin prisa, aprendí a deshacerme de nudos en la garganta, de embrollos mentales, de marañas emocionales y hasta de algún que otro lío incómodo. Hasta que, un día, me di cuenta de que ya no quedaba nada por desatar.

Y entonces mis manos, cansadas del descanso, se pusieron a crear nudos imposibles. Fue así como descubrí el placer de armar jaleos entre amigos, problemas de familia, líos entre parejas, ataduras asfixiantes o cualquier otro tipo de enredo para luego poder desenredarlo. A mi manera, yo también intento tejer universos. Universos de tinta y palabras.

 
 

Anuncios

4 comentarios el “La (des)enredadora

  1. Manón
    11/03/2014

    Los consejos de las madres, casi siempre tan sabios… Cada vez me gustan más tu universos de tinta en los que, muchas veces, me veo reflejada. Mis marañas emocionales son de libro. Y lo peor de todo es que siempre se me dio fatal eso de deshacer nudos. Mi carencia de paciencia también es de libro.
    Mientras leía este micro recordaba la de veces que ayudaba de cría a mi madre a hacer ovillos con madejas. Aquello de poner las manos en paralelo mientras ella iba ovillando.

    Un placer de micro.

    Un beso

    • Manón, después de un tiempo lejos de la pantalla… me encuentro tu comentario y me alegra, como siempre.
      El placer es mío, por saber que estás ahí, de lectora fiel, y por descubrir que compartimos recuerdos y madres ovilleras :). Lo de deshacer nudos es cuestión de práctica y sí, de paciencia, mucha paciencia…
      Los universos de tinta siguen llenando el papel y, en breve, irán saltando a la pantalla otra vez.
      Un beso, querida.

  2. Solo espero que los universos de tinta sigan saltando a la pantalla, para poder dibujarlos en mi mente mientras los leo, darles forma, observarlos, e imaginarlos.

    • Seguirán saltando, y con alegría, siempre que haya aunque sea un alma que se pare a observarlos e imaginarlos… porque así es como viven los universos.
      ¡Un abrazo enorme!

Dime. ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 09/03/2014 por en Microespasmos y etiquetada con , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: