MICROESPASMOS LITERARIOS

RELATOS BREVES E HIPERBREVES

Eva sin paraíso

Se encerró en el baño con la respiración aún entrecortada, el pulso acelerado. Pegó la oreja a la puerta. Y al volverse de nuevo, se vio en el espejo: el pelo revuelto, el arañazo del hombro… Sin hablar, se miró a los ojos y se dijo: «Hazlo, Eva».
Tratando de no hacer ruido, revolvió el último cajón hasta dar con ella. Allí la tenía de nuevo, con aquel filo que brillaba de ansia por cortar su piel de un frío lamido. Eva dudó un momento.
Pero entonces recordó lo que acababa de pasar al otro lado de la puerta. No había escapatoria, tenía que hacerlo: debía usar aquella cuchilla.
Así que abrió el grifo del agua caliente, contuvo la respiración unos segundos tratando de controlar el pulso y, con determinación, empezó a depilarse.
Con mucho cuidado.

 
 
* Con cariño, y un guiño, a Ute.
 

Anuncios

Dime. ¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27/11/2013 por en Microespasmos y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: